Entreculturas ONG Jesuita para la educación y el desarrollo
Entreculturas ONG Jesuita para la educación y el desarrollo
Entreculturas ONG Jesuita para la educación y el desarrollo
Entreculturas ONG Jesuita para la educación y el desarrollo ACTÚA

Mutilación Genital Femenina: no es tradición, es tortura

Mutilación Genital Femenina: no es tradición, es tortura

El 6 de febrero conmemoramos el Día Internacional de Tolerancia Cero con la Mutilación Genital Femenina. Según los últimos datos, más de 200 millones de niñas en el mundo han sido mutiladas. 

La pandemia global del Covid-19 está frenando los avances relativos a la protección de las niñas y a la eliminación de prácticas dañinas, como el matrimonio infantil, precoz y forzado y la mutilación genital femenina. Según UNESCO, se estima que, en los próximos años, se producirán un total de 2 millones de mutilaciones adicionales.

A través de La Luz de las  Niñas, junto con nuestras organizaciones socias el Servicio Jesuita a Refugiados y Fe y Alegría, trabajamos en los diferentes países sensibilizando a la comunidad, a través de la educación, para cambiar actitudes y creencias que generan violencia contra las niñas y mujeres y concienciar sobre las graves consecuencias de estas prácticas dañinas. 

En la región de Guéra, en Chad, el programa La Luz de las Niñas está siendo clave para garantizar el respeto por los derechos de las niñas, para hacer de la escuela un espacio de aprendizaje para ellas y reforzar su papel en el desarrollo comunitario. Guéra es una de las zonas con los índices más altos de mutilación genital femenina, ya que en la región el 90% de las mujeres han sido mutiladas. 

Erbye Deepe es monitora comunitaria de Fe y Alegría Chad en Mongo, capital de la región.

“Pienso que la mutilación genital femenina es una forma de tortura, pues se hace contra la voluntad de las niñas y les causa gran daño. La educación es importante en la lucha contra la mutilación genital femenina porque permite a las niñas conocer sus derechos, sus responsabilidades y su importancia en la sociedad”. 

Gracias al programa, hasta el 2019, la escolarización de las niñas en Guéra ha aumentado aproximadamente en un 3%-4% cada año y se ha logrado reducir el abandono escolar. Los espacios de formación en salud sexual e higiene menstrual, además de capacitar a niñas y mujeres, han permitido que se hable de temas como la pubertad, la menstruacióno la mutilación genital femenina, algo que hasta ahora era completamente tabú. Poco a poco y gracias a las distintas actividades, las niñas están tomando un papel cada vez más relevante en las escuelas, siendo conscientes de sus derechos. 

Desde Entreculturas, queremos expresar nuestra preocupación y reivindicar la necesaria erradicación de este tipo de tortura.  Preocupación que compartimos también a través de la coalición NO QUIERO, de la que formamos parte junto con Amnistía Internacional, Save the Children y Mundo Cooperante, con el objetivo de que las niñas  puedan crecer libres de violencia.

Volver