Entreculturas ONG Jesuita para la educación y el desarrollo
Entreculturas ONG Jesuita para la educación y el desarrollo
Entreculturas ONG Jesuita para la educación y el desarrollo
Entreculturas ONG Jesuita para la educación y el desarrollo ACTÚA

Celebrando el liderazgo de las niñas en Uganda

Celebrando el liderazgo de las niñas en Uganda

El pasado Jueves 16 de Noviembre, celebramos en  el campo de personas refugiadas de Adjumani, en Uganda, el evento “Celebrando el Liderazgo de las niñas”. ¡Y fue maravilloso!

Dentro del marco de nuestra campaña La LUZ de las NIÑAS, que llevamos a cabo junto al Servicio Jesuita a Refugiados (JRS) en el país, reunimos a 30 niñas de entre 10 y 14 años alumnas de la Escuela Primaria de Elema: 15 niñas refugiadas sudsudanesas y 15 niñas ugandesas de la comunidad local.

El equipo de JRS realizó distintas actividades con las niñas para aprender mediante el juego a reivindicar sus derechos y principios importantes para las niñas del mundo. Todo ello junto con la directora del instituto femenino Sant Mary Asumpta, en la misma localidad, Sr. Rebeca, y con la Inspectora de Escuelas en Adjumani, Madame Sunday. Estas dos grandes mujeres sirvieron de ejemplo de liderazgo y superación para las niñas, quienes pudieron verse reflejadas en un futuro de desarrollo personal y profesional.

Hablamos sobre su derecho a tener voz (y a usarla), mediante un poema escrito por una niña en Kenya , participante también de La LUZ de las NIÑAS, y lo recitaron en voz alta. Aprendimos sobre la la importancia de la sororidad y del apoyo mutuo entre mujeres, a través de un juego de trabajo en equipo. Y hablamos sobre la realización de que, a pesar de no poder evitar encontrarnos obstáculos en la vida (i.e., tareas domésticas, embarazo precoz, prácticas tradicionales perjudiciales, etc.), con esfuerzo y perseverancia, a veces, podemos sobrepasarlos, mediante una carrera de obstáculos. Antes de hacer los distintos juegos, compartimos algunas historias y cuentos con moralejas sobre empoderar a las niñas. Al acabar la mañana, reflexionamos juntas sobre lo que habíamos aprendido y las dejamos marchar con una sonrisa en los labios y, esperemos, habiendo plantado algunas semillas en ellas.

 

Volver